#Opinión || Cada día trae su afán

La Tabla. Por: Néstor Restrepo Roldán (*)

 

Después del plebiscito ahora nos toca “pelear” la reforma tributaria. En este caso el ministro de Hacienda, a nombre de quien se ganó ganado el Nobel de Paz, se ha propuesto en su acción oligárquica declararle la guerra a los bolsillos ya rotos de los pobres.

En medio de su petulancia, arrogancia y altanería, se ha ingeniado una tabla de impuestos contra los pobres y anuncia que creará “el monotributo”, para que desde estilistas y peluqueros hasta tenderos paguen IVA y renta, obligándolos además a que facturen electrónicamente y a que no manejen plata en efectivo, por eso se bancarizará totalmente la economía.

En medio del enrarecido ambiente político el Congreso de la República iniciará esta semana el debate, y evitar la reforma y mantener la vigencia de los acuerdos, es lo que nos corresponde a las mayorías de este país.

El Estado padece un déficit económico bien importante por su tamaño y su causa es la caída de los precios de las materias primas que exportamos, como también esa dependencia tan marcada de la economía de los Estados Unidos y de Europa, así como el precario crecimiento industrial y agrario del que padecemos.

Veremos ahora a los congresistas dejándose endulzar el voto por la “mermelada” que tan bien le funcionó al mandatario en la época de la reforma del sistema de regalías. Ellos, unos y otros, a excepción de los del Polo Democrático, no van a proponer subir impuestos a los ricos ni reducir la evasión de los grandes capitales, por el contrario a proponer impuestos para los pensionados, trabajadores y pequeños comerciantes, a sabiendas que el problema es la enorme evasión de impuestos y las excepciones tributarias concedidas a ganaderos, especuladores y latifundistas.

Las multinacionales continuarán siendo las mejormente tratadas en ésta y como en todas las reformas tributarias, y en esto los congresistas estarán muy unidos. Vamos a ver cuántos y cuáles son los que en realidad nos defienden y abogan por nosotros.

Desde hoy me atrevo a asegurar que senadores y representantes, los que van a aprobar esa reforma “estructural”, lo harán porque ellos son tan oligarcas como el gobernante que la presenta, y a ninguno le importa que se jodan los pobres con tal de recibir “mermelada” con sabor indigno a dinero.

Estamos pues en pie de lucha y listos a movilizarnos para que los que paguen más impuestos sean los que más tienen, y no los que siempre hemos cargado con las aprobaciones de las reformas tributarias. Ojalá que otra vez sea, que gane el NO a la reforma.

(*) Dirigente cívico.

Alerta de sismo en Villavicencio

Directivos de Cormacarena reunidos con Ecopetrol

Retos de la Orinoquia frente al cambio climático

Villavicencio una ciudad sostenible, según Findeter

Se derriten los nevados de Colombia

Cambio climático y gestión integral del agua: Experiencias de Ecopetrol

Petróleo en Meta: ¿Si o no?