Sobre Ismael Arciniegas

|   Opinión

Por: Édgar Francisco Bermúdez Mojica (*)

 

Me EMP*TA sobremanera el hecho de que hoy la sociedad colombiana haya amanecido tratando a Ismael Arciniegas, como si fuera una especie de víctima del "bárbaro" sistema judicial chino.

Primero debo decir que la República Popular China no es santa de mi devoción, a causa de su régimen políticamente socialista (pero económicamente capitalista), sin embargo todo país tiene su conjunto de leyes y las gentes que viajan al extranjero deben respetarlas en aras de la convivencia básica.

No hay duda de que Ismael Arciniegas la c*gó al máximo, pues no solo se prestó como “mula” sino que terminó pagando ello con su vida y llevándole sufrimiento a su familia. Sin embargo no podemos sentir lástima por él ¿Por qué? Porque este tipo de conductas solo hacen reforzar más el estereotipo negativo que tenemos los colombianos en el exterior.

El señor Arciniegas ha contribuido a que los colombianos de bien, que van a China o demás países del Lejano Oriente con fines turísticos, se nos vea peor.

Bastante trabajo (con miles de millones de dólares de nuestros impuestos idos en el esfuerzo) ha hecho el Gobierno Nacional durante varias décadas, para limpiar la imagen del país ante el mundo como para que individuos como Ismael Arciniegas y Juliana López, echen a perder esa labor con su mala conducta.

Por otro lado, estamos en el siglo XXI. Es la era de la información. ¿Acaso costaba mucho trabajo o esfuerzo mental buscar en Google cómo es el sistema judicial chino y cómo éste lidia con el narcotráfico? En una época como la nuestra, en la cual ese tipo de información está al alcance de los dedos, esa clase de mentalidad no tiene excusa. Calificarla como ignorancia supina es ser complaciente.

Hay colombianos quienes creen que en todos los demás países la ejecución de la ley es tan laxa como en el nuestro; creen que en China o EE. UU. pueden salirse con la suya "palabreando" al policía o "dándole pa' la gaseosita", no señores, hay países en donde las autoridades, o inclusive los propios ciudadanos, sí respetan y SÍ HACEN RESPETAR LA LEY.

Los que van a delinquir a otros países creen que en esos países las leyes son tan benevolentes y garantistas, para con el criminal como acá.

Dura lex, sed lex dice el aforismo latino. Las leyes chinas son duras con respecto al narcotráfico, pero son las leyes de ese país, y quienes hayan decidido viajar allá es porque se comprometieron a observarlas y atenerse a las consecuencias de quebrantarlas.

Señores: No hay que sentir lástima por Ismael Arciniegas. El hombre la embarró y simplemente pagó por esa embarrada. Era la consecuencia lógica de sus actos. No me alegro por su suerte, ni siquiera siento “Schadenfreude” por él, simplemente recogió lo que sembró.

Ojalá que otros que planeen en hacer lo mismo en China, se lo piensen 2 veces antes de arriesgarse... pero eso es pedirle peras al olmo.

(*) Periodista.

Alerta de sismo en Villavicencio

Directivos de Cormacarena reunidos con Ecopetrol

Retos de la Orinoquia frente al cambio climático

Villavicencio una ciudad sostenible, según Findeter

Se derriten los nevados de Colombia

Cambio climático y gestión integral del agua: Experiencias de Ecopetrol

Petróleo en Meta: ¿Si o no?