#Opinión || Reforma tributaria, viacrucis para los colombianos

Por: Nohora Stella Tovar Rey (*)

 

El gobierno Santos presentó otra reforma tributaria a los colombianos, esta vez que sí es “estructural”, lo que quiere decir que las otras fueron improvisaciones como lo denunciamos en su momento, además tuvieron un impacto sobre industrias como la de los hidrocarburos, que llevó el sector a la quiebra en muchas partes del país, especialmente en la Orinoquia, donde la crisis laboral debido a los recortes se cuenta por miles de personas generando desempleo, falta de inversión y angustia en una región que en buena parte seguía dependiendo de ese sector.

El Gobierno Nacional ha querido dejar toda la responsabilidad de la crisis petrolera a los “altos precios”, la verdad es que las cargas tributarias asfixiantes acrecentaron la crisis, es por eso que empresas asentadas en Colombia han buscado reinventarse en países como México, Ecuador, Perú, Argentina, entre otros.

Ahora, como todo lo de este gobierno, nos acostumbramos a que es por debajo de la mesa, a espalda de los colombianos para hacerlo aprobar con las mayorías en el Congreso, una comisión de expertos, así llamada por el mismo gobierno, le presentó desde el mes de diciembre de 2015 las propuestas que finalmente se convertirán en la reforma tributaria, el texto final fue radicado y apresuradamente será votado sin que los colombianos conozcan el verdadero daño a sus bolsillos, sin embargo, mencionaremos los más delicados.

Para que un país pague impuestos se le debe demostrar que son bien invertidos, pero como lo decía el Dr. Juan Lozano en su columna “El gobierno se excede en gastos, y muchos políticos roban mientras exprimen a los colombianos”, esa reforma dañina va contra las clases media y baja en Colombia, un país donde la inflación (costo de vida) es la más alta en los últimos 16 años, donde el aumento del salario mínimo ya no existe, donde ahogarán a los pequeños comerciantes y tenderos, como lo explicó el Dr. Guillermo Botero de Fenalco, de manera clara y concreta por medio de un trino: “Alza del IVA + monotributo + impuesto a bebidas azucaradas + alzas en impuestos a licores = quiebra de los tenderos”.

¿Se han  puesto a pensar cuánta es la ganancia sobre una bolsa de leche o sobre un paquete de galletas? Es mínimo, sin embargo, el gobierno Santos ahora determinó que serán ellos unos de los principales afectados.

En resumen: Precio del pollo subiría 25 % , según la Federación Nacional de Avicultores (Fenavi); usuarios de telefonía celular pagarán mucho más según la Asociación de la Industria Móvil de Colombia (Asomóvil); IVA del 16 % al 19 %; tiendas, peluquerías, café internet, uso de datos móviles, pensionados, entrarán al pago de impuestos de manera inequitativa contra clases trabajadoras y pequeñas economías.

De nuestra parte tendremos la responsabilidad de evidenciar los abusos de una reforma tributaria que el gobierno tiene lista hace muchos meses, pero que por cálculos politiqueros se resistió a presentar para no perjudicar el plebiscito, pero finalmente el país no se dejó engañar, dijo NO y de igual manera diremos NO a una reforma tributaria injusta que cubrirá los derroches de los años anteriores del gobierno de Juan Manuel Santos.

(*) Senadora de la República de Centro Democrático.

Alerta de sismo en Villavicencio

Directivos de Cormacarena reunidos con Ecopetrol

Retos de la Orinoquia frente al cambio climático

Villavicencio una ciudad sostenible, según Findeter

Se derriten los nevados de Colombia

Cambio climático y gestión integral del agua: Experiencias de Ecopetrol

Petróleo en Meta: ¿Si o no?