Cerraron la oficina en Villavicencio de la Procuraduría 14 judicial y ambiental

created by Édgar Alfonso Aroca Campo | director@noticiasdevillavicencio.com |

 

La exprocuradora, María del Pilar Buitrago Torres, alertó a la ciudadanía sobre el cierre de la oficina en Villavicencio de la Procuraduría 14 judicial y ambiental, lo que podría generar demoras en las respuestas a las quejas ambientales, y más carga laborar para la Procuraduría 6 que debe conocer los casos de Meta, Vichada, Vaupés y Guainía.

“No sabemos qué va a pasar con todos los procesos, si van a Bogotá o que se hará. Se van a llevar esa Procuraduría para Atlántico, pero mientras allá con un territorio más pequeño tendrá 2 procuradurías, acá con la gran extensión de la Orinoquia sólo quedaremos con 1”.

Para la abogada es preocupante la situación que 1 procurador y 1 auxiliar deban atender toda esta región, cuando solamente en Meta hay grandes problemas por los títulos mineros, manejo de tierras, actividad petrolera, entre muchas más.

NoticiasdeVillavicencio.com conoció que el traslado de la oficina de produce porque la Procuraduría debe posesionar en propiedad a los profesionales que ganaron esos cargos  en los concursos de méritos, pero en esa necesidad de cumplir administrativamente están dejando sin ese despacho a una región con 7 departamentos.

La Procuraduría ambiental no tiene función disciplinaria, es de intervención directa como ministerio público en asuntos ambientales y agrarios en todos los juzgados, tribunales administrativos y corporaciones, y tiene la facultad de radicar tutelas, acciones de cumplimiento y acciones de grupo para respaldar los derechos constitucionales ambientales.

“El hombre se devora día a día”

Buitrago Torres fue una procuradora muy exigente contra quienes querían arrasar con la biodiversidad, por eso aprovechamos la oportunidad para preguntarle sobre las condiciones actuales del territorio, pero enseguida criticó el desequilibrio de la conciencia ambientalista, el actual desarrollo, la explotación de hidrocarburos y la política de desarrollo sostenible.

En los últimos años en su trabajo como abogada litigante se encontró con un “monstruo de mil cabezas” llamado negociación de servidumbres, porque las empresas petroleras están imponiéndose a los llaneros y campesinos, quieren pasar por encima de los intereses del ciudadanos y no desean reconocer a los propietarios de la tierra las afectaciones que se harán a sus predios a perpetuidad.

Finalmente manifestó que el hombre se está devorando día a día.

Alerta de sismo en Villavicencio

Directivos de Cormacarena reunidos con Ecopetrol

Retos de la Orinoquia frente al cambio climático

Villavicencio una ciudad sostenible, según Findeter

Se derriten los nevados de Colombia

Cambio climático y gestión integral del agua: Experiencias de Ecopetrol

Petróleo en Meta: ¿Si o no?