En Villavicencio el aceite de cacay recibió un reconocimiento de Ecopetrol

created by NoticiasdeVillavicencio.com |

 

Desde el año 2014 agroindustrias Tacay incursionó en la siembra, procesamiento y comercialización del aceite de la nuez de cacay, que es considerado el producto estrella para mitigar las manchas de la piel, arrugas, es regenerador, nutre y restaura el cabello y contiene más nutrientes naturales como el retinol.

Recientemente la estatal petrolera Ecopetrol con Innpulsa les otorgó el premio a la innovación 2016 en la región Orinoquia, por eso deberán asistir a Bogotá para exponer como hacen el producto ante un selecto auditorio invitado por las empresas patrocinadoras.

NoticiasdeVillavicencio.com le pidió a los empresarios de agroindustrias Tacay que describieran ese momento, que seguramente les ayudará a crecer más como empresa. Esto nos escribió el director comercial, Iván Darío Carrillo Rubio (foto):

Victoria temprana

“Me parece muy interesante la opción de venta en su spa, debo despedirme porque me acaban de llamar y me esperan en un evento, don Jorge, muchas gracias y el sábado vengo para cerrar el negocio”.

Hablaba mientras eran las 5:30 pm (Evento premios Ecopetrol Innovación 2016 programado a las 5 pm, colombiano soy), llegué afanado viendo que en el primer salón hay una conferencia y dije “Sí, aquí es”, pero como en eventos anteriores he ingresado a salones equivocados, pregunté por el baño y seguido a ello: “¿Este es el evento de Ecopetrol? No, no señor es en el salón justo abajo”, aclaró el personal de recepción.

Estoy corriendo, por eso tengo un mar de dudas sobre mi apariencia personal, así que decido entrar al baño, eliminar algunos hectolitros que no harán falta en la ceremonia, me miro al espejo y digo: “Seguro pasamos, vale la pena una peinada criolla a mano con un toque sutil de moléculas de oxígeno e hidrógeno (Agua)”.

Tras un rápido y gran esfuerzo ingreso como quien presume que lo miran, pero que pronto, por ser anónimo o ajeno al gremio petrolero y de la ciencia, los  organizadores pensarán que se trata tal vez de un corresponsal de NoticiasdeVillavicencio.com o de cualquier otro medio, pero no, un personaje, miembro de la empresa ganadora.

Pronto veo a la tía del dueño de la empresa y a la asesora, con quien discutimos una noche atrás con un tono de líder mentor forzado y burócrata, intentando hacer entender que si el dueño de la empresa no va a ir a la ceremonia es porque está ocupado en otras labores, y no porque crea que recibirá una estatuilla, aplauso por los medios o el premio mayor.

“No, María Angélica, el no viene porque está en un proceso de maduración como empresario y no es inconcebible que su tía o su mamá, que conocen la historia de la empresa (no del todo), salgan a decir las palabras y a recibir el premio".

A continuación los nominados a tesis de grado, y para colocar un poco de relajación al momento, opto -si yo, el director comercial, el del baño- en hablar de temas técnicos con mi compañera, María Angélica, algo más calmada, más no convencida para tener un semblante diferente en caso tal de no ser ganadores del primer premio.

“Y ahora después de 192 proyectos de emprendimiento innovador mencionaremos los 3 seleccionados como finalistas y comenzaremos por el ultimo", dijeron.

Por una extraña razón vi a Karina, la directora de comunicaciones de Ecopetrol, que se tornaba morena y pensé: “Como para que salga con la misma charada del negro gringo en Miss Universo, y yo aquí asumiendo que se me da nada, comiéndome las uñas sin tenerlas en la boca, en medio y aprisionado por  todo el  protocolo”.

Dije en mi de nuevo: “Que no se equivoque de ganador por favor”.

Ruedan el vídeo base de ese premio y allí nos vemos, allí los campesinos, allí el papa de Oscar, se ven  los cultivos, luego imágenes de otros proyectos y luego de nuevo los conductos con aceite desde la prensa hacia el filtro de purificación.

Nos volteamos a mirar con mi compañera y asesora y nos levantamos la ceja, sabiendo que si alguno pronunciase algo errado, el otro le diría al final: “Tú tenías mucha fe que ganaríamos pero somos ganadores...somos segundos".

Eso era lo que al cierre del evento no queríamos pronunciar, todavía éramos posibles ganadores.

Dijo la presentadora: “Y el tercer puesto es para Corpoica con su proyecto de marañón”… 5 grandes aplausos, reciben estatuillas y les informan que las palabras serán luego de conocer el ganador; de ahí en adelante el tiempo se volvió de arena y el sudor o los nervios evidentes. Fue en ese momento donde el proyecto, decisiones, proveedores, campesinos, esfuerzo, madrugadas, trasnochadas, errores y victorias tempranas toman un peso enorme, para poder ayudar a que el oxígeno entre a tu cerebro y  generan una energía extraña para tomar una ráfaga de aire.

Nuevamente la presentadora: “Y el segundo puesto es para el proyecto de deshidratación de hortalizas”.

Esos mismos elementos, más la gente de la región, un pueblo como San Martín golpeado por tanto plomo; una familia unida en amor, un equipo de trabajo, una constancia y hasta el cansancio de los dueños y equipo de trabajo, toman relevancia y se vuelven impulsos eléctricos de felicidad, que hacen exaltarlo todo y permiten sentir que la silla es pequeña y el quedarse estático hacer parte de lo imposible.

Nos volteamos a ver y  nos tomamos de la mano con mi compañera, nos abrazamos, sonreímos y pronunciamos: ¡Ganamos!

Como quedamos con ella, la gloria va por dentro, la foto inicial no era para Oscar ni para Iván, ni para María Angélica, sino para personas allegadas que más que confianza sienten amor por los proyectos que haces  en tu corazón: La familia, y así  fue, la tía fue quien lo recibió, ese tan anhelado primer premio.

Luego de eso el señor, Jose Cotello, vicepresidente en la Orinoquia de Ecopetrol, a quien escuché pronunciar más de 10 veces en reuniones de la empresa para la fui Inspector de soldadura en medio de la soleada Castilla La Nueva y sus pozos petroleros, y el cual nunca conocí sino  hasta esa  noche, ignorante hasta de su nacionalidad, frescura  y real cargo, me preguntó: “¿Cómo es que en Brasil no conocemos del cacay y de donde nació todo esto?”.

Bueno ingeniero eso nace de la vida normal de una familia que creció en San Martín de los Llanos, tierra donde existe una buena cantidad de esos árboles, donde ellos jugaron a su alrededor en la infancia y comieron de ese fruto, luego de un tiempo al volverse profesionales uno de los hijos de la familia Martínez Balaguera decidió investigar un poco más.

Decide estudiarla mientras tanto en el territorio y después de un par de décadas, algunos campesinos estaban cansados del "peperio", como ellos llaman al  fruto cosecha. El árbol año a año daba más fruto y en el suelo y cerca a sus casa y tras su contenido de omegas se lograba dañar fácilmente, y empezaba a emanar un olor fétido, fuerte, esto los tenía algo  aburridos y algunos decidieron cortarlos.

Antes de darse una tala masiva aparecieron resultados que decían que era un excelente alimento, y lo peor que se podía hacer era dañar los arboles y sus futuras cosechas. Después se cultivó a escala, 50 hectáreas, se construyó una planta piloto de extracción de aceite y se empezó a experimentar hasta lograr hacer posible el sueño con la ayuda de grandes profesionales agrónomo, biólogos, químicos, ingenieros mecánicos, civiles, industriales, administradores y publicistas de la región.

Cotelo: “Amigo voce que pode aconsegar a novos emprendedoire”.

Yo: “Señor Cotello que las victorias importantes vienen acompañadas de victorias tempranas previas, no importa lo pequeñas que parezcan, el lograr un proceso, el ayudar a un campesino, el trabajar con la gente de la región, el tener una oficina, lograr su primera venta, aparecer en medios locales, desarrollar más de un producto, ir a ferias, ser reconocido, viajar para mostrar tu desarrollo y ayudar poco a poco a personas a solucionar un problema, como lo es el  tiempo y el deterioro de la piel y los efectos del medio  ambiente, es y son todos juntos grandes victorias tempranas”.

Agregué: “Recomiendo buscarlas día a día, semana a semana, mes a mes para no desfallecer”.

Cotello: “Eu veo que tienen el producto en inglés y deben estar exportando, me encanta y los felicito pouque son proyecto grande du región”.

Finalmente vienen los amigos, me invitan de nuevo a cadenas radiales, y digo: “Hay algo grande detrás de este avanzado proyecto, gracias a Dios”.

Oscar Iván Martínez, gerente de agroindustrias Tacay e Iván Darío Carrillo, director comercial.

Alerta de sismo en Villavicencio

Directivos de Cormacarena reunidos con Ecopetrol

Retos de la Orinoquia frente al cambio climático

Villavicencio una ciudad sostenible, según Findeter

Se derriten los nevados de Colombia

Cambio climático y gestión integral del agua: Experiencias de Ecopetrol

Petróleo en Meta: ¿Si o no?