De la cordillera hace 447 años llegó a Meta una masa humana con muchos animales y trasteos

|   Opinión

Por: Óscar Alfonso Pabón Monroy (*)

 

En las indagaciones históricas sobre la Orinoquia que vengo realizado, me encontré con un viejo episodio al que le dimensiono enorme significación para el actual territorio metense, y por tanto considero que debo divulgarlo a través de este artículo.

Antes de entrar a detallar el hecho sucedido hace 447 años, bueno es que quien esto lea se ubique en las formas de vida que se podían dar durante la añeja época de la Conquista española, que en tierras de Meta inició en 1536 con el ingreso del militar alemán, Jorge Spira, cuando procedente de Casanare con su tropa cruzó las corrientes del río Upía.

A partir de entonces otros conquistadores por allí llegaron, también desde Santa Fe de Bogotá.

El personaje del cual ahora hablaré recibió el título del adelantado de la Nueva Granada, y en su haber estaba dirigir la fundación de la capital colombiana, en agosto de 1538, cuando tenía 29 años de edad.

Gonzalo Jiménez de Quesada y su expedición a los llanos de San Juan

En días de comienzo de enero hace 447 años por la zona de cordillera metense estaba ingresando la descomunal movilización humana comandada por don Gonzalo Jiménez de Quesada. Para comprender el por qué de mis aparentes exageraciones, a continuación me valgo de 3 diferentes citas bibliográficas que describen aquel dirigido desplazamiento:

** “Todos corrieron a reunirse en torno al viejo conquistador en su segunda hazaña dorada. Organizó la expedición más importante de todas. Llevó a 300 españoles, 1.100 caballos, 600 vacas, 800 cerdos y naturalmente haciendo caso omiso a los decretos reales que prohibían el uso de indios en las labores de porteo, se llevó 1.500 indios y negros. El coste de la expedición fue de 150.000 ducados, los suficientes como para pagar los sueldos del gobernador y oficiales reales de la Nueva Granada durante varias décadas.

Jiménez de Quesada descendió a los llanos con su gran ejército de conquistadores y colonos y se adentró en aquellas inmensas llanuras polvorientas. Partieron de Bogotá en diciembre de 1569 y exploraron gran parte del sur de los llanos”. (Hemming Jhon, En busca de El Dorado, 1984, p 195).

** La expedición la integraban “300 soldados, 7 clérigos, más de 1.500 indios de servicio, hombres y mujeres, con otras muchas mujeres españolas y mestizas, casadas y con sus maridos, y otras aventureras, porque como iban con intento de hacer poblaciones iba de todo, más esclavos, ganados, provisiones y armas”. (Avellaneda José Ignacio, San Juan de los Llanos, primera ciudad de los Llanos Orientales -en Los Llanos una historia sin fronteras- 1988, p 96).

** “Apercibiéronse también para la jornada de más de 1.500 indios de servicio, hombres y mujeres, con otras muchas mujeres españolas y mestizas, casadas y con sus maridos, y otras aventureras, porque como iban con intento de hacer población, iba de todo, con mucha cantidad de negros y negras esclavas, más de 1.100 caballos y otras bestias de carga, más de 700 reses vacunas, machos y hembras, más de 800 puercos, con innumerables pertrechos de guerra.

Salió el adelantado con todo este aparato de esta ciudad de Santa Fe, tomando la vuelta de San Juan de los Llanos por consejos del capitán Soleto, que guiaba toda esa máquina ( …), llegaron al río Ariari donde labran las minas de oro los del dicho pueblo”. (Ruíz  Ch. Jairo. Mexa, Grameta, Metacuyá, el Meta”, 1992, p 64,65).

La razón por la cual Jiménez de Quesada emprendió su desastrosa expedición la cuenta también el ya citado investigador, Jhon Hemmin, quién en su libro consignó lo siguiente:

“El 21 de julio de 1569 fue nombrado gobernador y comandante en jefe de la provincia de Pauto y Papamene, en los llanos, con una extensión de 400 leguas al sur y al este…

Como contrapartida, Jiménez de Quesada, tenía que ir en persona y llevar al menos 400 españoles, totalmente equipados y debía de estar asistido por al menos, 8 eclesiásticos. Trataría de fundar nuevas ciudades, para lo que llevaría artesanos, esclavos negros, pero ningún indio, pues las leyes prohibían entonces el uso de indios como porteadores…

Si la conquista tenía éxito, Jiménez de Quesada, recibiría al fin el título de marqués que tanto ansiaba”.

Haciendo cuentas de sus años de vida, la biografía dice que Gonzalo Jiménez de Quesada en España nació en 1509, por tanto cuando emprendió la expedición conquistadora desde Santa Fe de Bogotá hacia los llanos de San Juan alcanzaba los 61 años de vida, por tanto me pregunto fue ¿osado o irresponsable?

Como colofón de esta crónica regional de la Conquista, entre las muchas deducciones que se pueden hacer a las citas sobre la expedición de Gonzalo Jiménez de Quesada, cito las siguientes:

** Este conquistador fue el primer gobernador que tuvo Meta, Vichada, Guaviare y parte de Casanare pues el límite era el río Pauto.

** No pudo saborear las mieles del título nobiliario de marqués.

** El intento de colonización dirigida de hace 447 años, se equipara a la propiciada hacia la región de Ariari por el Gobierno Nacional en los comienzos de 1960.

(*) Comunicador Social comunitario.

Alerta de sismo en Villavicencio

Directivos de Cormacarena reunidos con Ecopetrol

Retos de la Orinoquia frente al cambio climático

Villavicencio una ciudad sostenible, según Findeter

Se derriten los nevados de Colombia

Cambio climático y gestión integral del agua: Experiencias de Ecopetrol

Petróleo en Meta: ¿Si o no?