Meta está libre de la mosca del Mediterráneo, según el Instituto Colombiano Agropecuario

A través de monitoreo a trampas y muestreos de frutos en árboles de traspatio, parques, vías principales y conglomerados frutícolas, el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) aseguró que la mosca del Mediterráneo no se encuentra establecida en el departamento de Meta después de los brotes presentados el año pasado.

La mosca del Mediterráneo (Ceratitis capitata) es una de las principales plagas de importancia económica, por tener carácter cuarentenario y ser limitante para la exportación de los productos hacia otros países.

En el 2015 se presentaron brotes aislados de adultos y estados inmaduros de la mosca en frutos de la especie durazno común, que se encontraban en los “fruvers” de Acacías y San Martín al igual que en Llanabastos de Villavicencio.

Esa especie frutal no se cultiva en la región, pero es introducida por la comercialización que se realiza en plazas mayoristas y “fruver”.

El durazno  provenía de áreas endémicas y a través de la movilización se produjo el brote, sin embargo los posibles hospederos naturales que se tienen en estos lugares al parecer no fueron los propicios para considerase como su hábitat principal.

A raíz de los casos de nuevos reportes del año anterior, el ICA procedió a ampliar la red de delimitación para establecer los puntos de mayores capturas y realizar jornadas de recolección de frutos, aplicación de cebo tóxico y demás directrices establecidas en el plan de trabajo para la supresión de la plaga.

Adicionalmente dentro de las actividades del plan nacional de detección, control y erradicación de moscas de la fruta en Colombia, y específicamente en Meta, el ICA activó el protocolo de emergencia el cual tuvo como consecuencia ampliar las rutas de vigilancia en el departamento.

El ICA tiene instaladas trampas tipo Jackson y Mcphail para la vigilancia de  moscas exóticas, como la mosca del Mediterráneo y las moscas nativas. Las trampas están en áreas frutícolas distribuidas en 5 rutas.

La primera ruta va desde el municipio de Lejanías pasando por la zona frutícola de importancia en el departamento ubicada en Cacayal – Granada, San Martín y el municipio de Guamal.

La segunda ruta está ubicada en el casco urbano del municipio de San Martín con 10 trampas instaladas. La tercera ruta cobija el municipio de Acacías con 15 trampas y, finalmente, 10 trampas se encuentran ubicadas en Llanabastos de Villavicencio y 20 trampas más en el casco urbano de este municipio.

Las trampas son revisadas cada 7 días por un funcionario de la entidad, quien reporta el estado fitosanitario con respecto a los resultados evidenciados en la vigilancia y muestreo de frutos. 

El ICA invitó a los productores del sector frutícola del departamento a  identificar y reconocer en sus cultivos la mosca del Mediterráneo, mediante actividades de  vigilancia como el trampeo y muestreo de frutos en sus cultivos.

En caso de presentarse la mosca hay que reportar ante el ICA su presencia, con el fin de proteger la sanidad hortofrutícola de la región.

 

Alerta de sismo en Villavicencio

Directivos de Cormacarena reunidos con Ecopetrol

Retos de la Orinoquia frente al cambio climático

Villavicencio una ciudad sostenible, según Findeter

Se derriten los nevados de Colombia

Cambio climático y gestión integral del agua: Experiencias de Ecopetrol

Petróleo en Meta: ¿Si o no?