En Villavicencio el papa Francisco pisará la tierra de sus ancestros jesuitas

created by Édgar Alfonso Aroca Campo | director@noticiasdevillavicencio.com |

 

Cuando el jesuita papa Francisco I pise la ciudad de Villavicencio se producirá una bella coincidencia que tiene 250 años de historia, debido que la actual vereda Apiay donde está la base aérea de la Fuerza Aérea, en el siglo 18 era la hacienda más grande que tenía la Compañía de Jesús en territorio metense.

Es agrupación religiosa llamada popularmente como los jesuitas se fundó en la Colonia con la misión de evangelizar en América Latina, por eso investigadoras como la antropóloga metense, Nancy Espinel Riveros, estima que estuvieron presentes en esta parte del mundo después de 1640 hasta el 2 de abril de 1767.

Por su vocación empresarial a los jesuitas se les puede considerar como los más visionarios de las congregaciones católicas, en razón a que llegaban a los territorios organizando haciendas, traían ganadería y son los gestores de cultivos que servían como fuente de alimentos.

Sumado a lo anterior era diferente la relación con nativos, indígenas y negros, a quienes les enseñó los trabajos del campo, pagaban por los servicios que les prestaban y de paso expandían la palabra de Dios.

Esa consideración de los jesuitas molestó al rey Carlos III que ordenó la expulsión de la congregación de los dominios del imperio español, por eso este 2017 se cumplieron 250 años de la salida de la Compañía de Jesús de la hacienda Apiay, donde años después se construyó la base aérea donde aterrizará el Airbus A-320 de Avianca que transportará al papa Francisco I.

“Les debemos hasta la ropa”

Monseñor, Oscar Urbina Ortega, arzobispo de Villavicencio y presidente de la Conferencia Episcopal, le dijo a NoticiasdeVillavicencio.com que los jesuitas recibían encargos del papa para ir a territorios donde fueran enviados, y eran grandes misioneros como los franciscanos, agustinos, dominicos, que eran las comunidades fuertes en ese tiempo que podían disponer de personas para traer el evangelio.

“A ellos les debemos hasta el vestido, porque el liqui liqui de los llaneros era el vestido de los frailes, entonces eso y todo lo que ellos dejaron con relación a la agricultura y ganadería”.

Agregó que otra de las misiones de la Compañía de Jesús era el cuidado de la creación, porque venían también a querer hacer las reducciones como en el Paraguay, donde protegían las comunidades indígenas, y también aportarles elementos culturales como el arpa, que es la misma que usan en Paraguay.

“Llegaron para expandir la fe”

La antropóloga, Nancy Espinel Riveros, nos comentó que los jesuitas adquirieron en 1740 la hacienda Apiay como diezmo de las gentes de San Martín (Meta), y tuvo la misma estructura administrativa y proyección de las otras haciendas que tenían en Casanare y Arauca como Caribabare, Tocaría y Cravo Patuti.

“La hacienda de Apiay, que es el antecedente importante para el origen de la ciudad de Villavicencio, tuvo su origen en ese momento, y cumplió un papel importante de iniciar una pequeña saca de ganado de Apiay a Bogotá, para la venta de carne de res en Bogotá”.

Agregó la investigadora que, a diferencia de las otras comunidades religiosas, los jesuitas en vez de sentarse a esperar el estipendio que pagaba el rey por hacer todo ese proselitismo en las comunidades indígenas de América, ellos se pusieron a producir económicamente.

“Esa fue la gran diferencia con las otras comunidades, lograron consolidar esa economía regional para el caso de los Llanos Orientales, esa explotación racional con las haciendas antes nombradas, naturalmente no fueron otra cosa que producir para sostener las misiones y ese ‘entramaje’ administrativo”.

Finalmente precisó que además de explotar la ganadería también lo hicieron con los productos naturales en la ribera del río Orinoco, y ellos son los responsables de la llegada de las primeras plantas de café y algodón.

“Montaron un imperio económico tan grande e importante, que la corona empezó a ver en ellos una competencia muy fuerte, y en 1767, chaos”.

En los llanos había en esa época 14 o 15 misioneros que salieron por el Orinoco hacia Europa.

Además de ser la puerta hacia medio territorio nacional, zona que reúne campesinos, minorías étnicas, combinación de los urbano con rural, riqueza natural y punto que vivió el conflicto y violencia, tenemos ese antecedente de gran peso histórico para sustentar la visita a Villavicencio del papa Francisco.

¡Bienvenido al llano!

LEA ACÁ: Todo lo que debe saber sobre la visita del papa Francisco a Villavicencio

LEA ACÁ: “Quienes no tengan boleta para la misa del papa Francisco también podrán asistir”

El jesuita papa Francisco.

Alerta de sismo en Villavicencio

Directivos de Cormacarena reunidos con Ecopetrol

Retos de la Orinoquia frente al cambio climático

Villavicencio una ciudad sostenible, según Findeter

Se derriten los nevados de Colombia

Cambio climático y gestión integral del agua: Experiencias de Ecopetrol

Petróleo en Meta: ¿Si o no?